Tres respuestas al Amor. Con Dios, Indiferencia, Sin Dios

Autor: Francisco Domínguez Sevillano

Prólogo: Antonio Santamaría Ruíz
Portada: Marina del autor.
Encuadernación rústica en color
15×21 cm. 102 Páginas
Editado en 2009
Litografías del Sur, SL
ISBN-13: 978-84613-2007-3
Dep. Legal CA 172-2009

Con estos nuevos poemas que pongo en tus manos te adelanto mi aceptación plena de la libertad de cada cual. Somos libres por ser personas.

El libro abarca, dentro de las tres categorías en las que lo divido, matices, como en los colores, por tanto, trato de reunir en ellas las diferencias fundamentales desde el punto de vista sociológico cristiano.

El título, CON DIOS, INDIFERENCIA O SIN DIOS.

¿Qué significa CON DIOS? Sencillamente comprometerse con ÉL, esto es en la vida práctica, en servirlo a los demás por su amor.

¿Qué significa decir INDIFERENCIA? Estado de ánimo en el que no se siente ni inclinación hacia ÉL, ni repugnancia. Pragmáticamente no interesa.

¿Finalmente qué expresa SIN DIOS? Es vivir como si no existiera.

Cada una de las tres partes tiene sus rasgos esenciales, sus diversidades y su proporción, pero intento con estos poemas entrar en la conciencia, penetrar en el interior, hacer reflexiones desde lo profundo del pensamiento filosófico o de las creencias.

La fe es otro terreno. Es un regalo que se tiene o no, que se acepta o no y que si se posee, se ha de aceptar con plenitud. Es al mismo tiempo, UN COMPROMISO, UN MODO DE VIVIR.

Este libro pretende ser un diagnóstico, quizás a vote pronto, de lo que me he encontrado a la vuelta a mi pueblo, después de 54 años. Es al mismo tiempo un intento de búsqueda con cada uno de mis paisanos, del Cristo del que me siento por mi fe, amigo, y del que estoy dispuesto a dar testimonio con mi vida y con mis poemas.

En ellos busco reflexionar con denuedo, brío, esfuerzo e intrepidez, usando diferentes palos, como se dice en el flamenco, para hacer público mi amor a Cristo a quien intento seguir.

En su segunda parte trato de la indiferencia que me entristece aparentemente, según creo, de la fe de aquellos que en mi niñez participaron conmigo en las prácticas de fe. También considero que por diversas razones quizás clericales, o de malos ejemplos viven como si no tuvieran nada que ver con las preguntas esenciales del vivir: ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué sentido tiene mi existencia? ¿Qué hay después de la muerte? ¿Tiene sentido vivir sin una razón de ser? ¿Al final, Dios encontrará mis manos vacías?

Sé cuales son las raíces de mi pueblo, pues soy de aquí, me crié y conozco su historia, el bien contado.

En la última parte considero importante el respeto a la diversidad de pensamiento de cada uno. Sólo oro, sólo rezo porque sé por convencimiento, que «Quien pide halla, quien busca encuentra y a quien llama, se le abrirá».

Espero desde mi corazón de ubriqueño que, si creéis que soy desconsiderado, me perdonéis. Pero leed mis poemas porque Dios se sirve de muchas formas para encontrarlo.

Con todo el cariño de mi corazón os saluda:

Francisco Domínguez Sevillano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.